Pablo Van Wong

Por Miguel González. Este articulo se publicó recientemente en la revista Amigos de China. Edición No. 16, como parte de un especial de la migración China al pacífico colombiano

Un texto del crítico y curador Miguel González a raíz de la primera muestra individual en 1996 del escultor Pablo Van Wong (Buenaventura 1957 – Cali 2013) en el Museo de Arte Moderno La Tertulia de Cali*
Pablo Van Wong

Pablo Van Wong en Guachinte
Foto: Marucha Vallejo

En 1991 este museo organizó la muestra Ocho Nuevos Artistas de Cali, donde Pablo Van Wong era uno de los elegidos. Para esa ocasión presentó una serie de obras trabajadas con herrumbre y elementos vegetales. El color dado por materiales secos de la naturaleza: hojas, semillas, espinas y la oxidación controlada e intencional, hacían del cromatismo de sus planteamientos un sugestivo y evocador mundo. Lo ruinoso, agonizante y fúnebre de su aspecto se compaginaba perfectamente en las cajas, envoltorios y formas que sugerían pensamientos eróticos y siniestros. El artista consiguió así apelar a un lenguaje reciclador donde su poética albergaba convincentes metáforas al tiempo que entrañaba la consecución de una personalidad diferenciada.

En esta exhibición se mostró la obra Disolventes como sudor con sus altos clamores, fechada en 1990, un gran cilindro con aspecto de cactus que enfatiza su presencia fálica mediante las agresivas púas que lo adornan. Esta pieza ingresó a la colección del museo con motivo de esta muestra. Hoy es un trabajo emblemático dentro de las nuevas adquisiciones.

En 1993 una importante instalación con cascos, luz eléctrica y tejido de materiales oxidados formó parte de la exhibición Pulsiones, que este museo organizó convocando a doce destacados artistas. Pablo Van Wong había abordado su trabajo relacionando el círculo ritual, lírico y místico, en contrapunto con un comentario político donde lo agresivo, virulento y crítico también tuviera cabida. La obra en mención se titulaba Tortugas mágicas en ronda ritual a su ración general.

 

Hoy estamos asistiendo a su primera muestra individual entre nosotros. Pablo Van Wong ha preparado varios trabajos a fin de ilustrar sus recientes preocupaciones. Aunque la oxidación y los elementos en permanente cambio continúan acompañando su lenguaje, es el oro el que unifica los conjuntos, dando una aparente apariencia de fasto.

Pablo Van Wong opone miseria, violencia y abandono a un pulcro acabado en laminilla de oro,  potenciando su alegoría y generando contrapuntos y el exterminio como fuentes de su poesía macabra y de sus argumentos contundentes aunque sutiles. Sus trabajos entrañables escudriñan la condición humana y al tiempo se valen del objeto dislocando sus funciones.

Sus imágenes fuertes evocan la mística, el suplicio, la aflicción y el caso; al tiempo opone la fragilidad, los símbolos religiosos del cristianismo y la ilusión del oro de los dioses, con sus señales de codicia y poder. El artista insiste en largos títulos poéticos que involucran todo el repertorio de su fina sensibilidad y los recursos más diversos que demuestran su fantasía y capacidad inventiva.

Catálogo de la exposición “Ocho artistas nuevos de Cali”/Foto: Pablo Van Wong/Foto: Juan David Velásquez. Archivo CEDOC

Obras como Llegará la noche y en caballos blancos alados arremeterán los dioses luminosos galardonados, solucionada en cajas de conserva, vidrios, metales, terciopelo y polución en combustión, redimen el objeto y generan ficciones científicas, señalando la fragilidad y el paso del tiempo como elementos estáticos. Volverán a despertar y todo lo bello no habrá sido más que un fugaz momento de exaltación, quince piezas en forma de cascos de soldados elaboradas en hierro, con clavos oxidados y laminados en oro, ironizan en torno a la apariencia y esencia. Animalidad, poder y deslumbramiento en esta descontextualización de la agresión y de lo corrupto. Ya toca el tambor, no cesa de hacerlo. Ya solloza, ya canta, vidrio, fotografía de cadáveres, metal dorado donde señala su riguroso proceso de reflexión en torno a lo escultórico, fotográfico y visual. Pablo Van Wong consigue ejercer así una dinámica de pensamiento y materialización que aporta a la discusión de la artisticidad en este final del milenio.

*Este texto de Miguel González forma parte de la recopilación de sus escritos Cali: Visiones y Miradas, publicado por la Secretaría de Cultura y Turismo de Cali, 2007.

La edición de la revista Amigos de China No. 16 puede ser descargada en formato PDF en este link. http://colombochina.org.co/revista/