La “carretera al mar” nos remite la idea moderna de futuro pensada desde la noción de desarrollo, y nos invita a repensar nuestra posición en un contexto donde son claros muchos de los fracasos de esa forma de asumir nuestra forma de habitar. Esta vía – que ha sido también trocha, río, camino de carretas, ferrocarril y autopista – refiere a las lógicas coloniales y tiene que ver con la idea de modernidad como construcción de infraestructura y lucha por el dominio del territorio en lugares de una geografía muy compleja.

Cali y Buenaventura forman un par que evidencia las contradicciones de la modernidad en nuestros países latinoamericanos. Dos ciudades donde están muy presentes las consecuencias de siglos de esclavitud, en particular, en los modos en que se han traducido distintas dinámicas de explotación en el contexto capitalista, generando un racismo estructural que marca la región.

La exposición mira en la dirección de la carretera desde Cali, una ciudad que desde su fundación ha sido pensada como puente entre el valle y el océano Pacífico, y cuyo progreso ha estado ligado siempre a esa conexión con el mar. Y, a través de la obra de distintos artistas, propone una mirada crítica a la situación de Buenaventura, que vive un momento particularmente importante de su historia, después de que el año pasado, en un paro masivo y decidido la ciudadanía en pleno se uniera para reclamar sus derechos ante las grandes contradicciones que presenta el auge del puerto frente a las grandes injusticias sociales que vive la población.

 

Artistas:

Jan Bartelsmann / Henry Salazar / Fabio Melecio Palacios Prado / Rhonal Stiven Valencia Cuero “El Teacher” / Carlos Martiel / Liliana Angulo / Oscar Moreno / CaldodeCultivo

Exposición realizada en colaboración con el Instituto Goethe, en el marco del proyecto “Carretera al mar”:

https://www.goethe.de/ins/co/es/kul/sup/mem/carretera-al-mar.html

LEER MÁS

Artistas invitados

 

Jan Bartelsmann (Holanda 1916 – Colombia 1998)

Fotografías de Buenaventura, 1954

Exhibimos aquí algunas de las fotografías donde este artista holandés establecido en el Valle del Cauca registraba sus viajes comerciales entre Cali y Buenaventura. En ellas podemos ver cómo fue testigo de un momento crucial en el que se consolidaba el puerto y su conexión, a través del ferrocarril y la carretera, con la floreciente ciudad de Cali. Las composiciones del pintor, llenas de capas y de gran hondura, dejan ver una mirada que plantea a la vez fascinación, extrañeza y empatía frente a la realidad del puerto y sus trabajadores.

 

Henry Salazar

Naufragio II – Proyecto L.C.N.E.A. (Le Corbusier no estuvo aquí), 2018

Salazar viene realizando desde hace más de cinco años una larga investigación que incluye trabajo de campo, de archivo y de elaboración plástica, donde explora metódicamente las posibilidades de cruzar las técnicas constructivas del Pacífico con los esquemas modernos que propusieron los seguidores de Le Corbusier en América. Buscar así ir revelando las múltiples capas que están presentes en la tensión entre los modos de habitar que se han querido imponer en nuestros países y las formas de

resistencia y contraste que se les oponen desde lo local. En este caso, ha propuesto construir, a escala y patas arriba, una versión de las casas que diseñaron los arquitectos modernos en los años cincuenta para Tumaco.

Producción e investigación: Daniela Ortegón (arquitecta) y Jose Manuel Cuesta.

 

Fabio Melecio Palacios Prado

Tramo/traza. 500 metros de abundancia y resistencia, 2018

Palacios ha sabido siempre partir de una intuición poderosa que, por lo general con humor y sabiendo poner el dedo en la llaga, señala cuestiones que estructuran nuestra sociedad y que dejan ver como esta se constituye a partir de injusticias que dejamos de ver por el hecho de que han estado allí siempre. Esculpida en icopor, esta brujita para transportarse sobre el ferrocarril, se hace hermana de los trapiches que también ha realizado el artista en el mismo material. Esta transformación alquímica del acero en icopor convierte algo muy pesado y serio en ligero y juguetón, y así nos hace pensar en todas las cuestiones que están vivas en el territorio y sus habitantes, entre las herramientas de progreso y aquellos que desde los tiempos de la esclavitud han trabajado siempre en las peores condiciones, pero que sin embargo han sabido crear al interior de lo informal un modo creativo y vital de resistencia.

 

Rhonal Stiven Valencia Cuero “El Teacher”

Lo que nos merecemos, 2017

Durante los días del paro que tuvo lugar en Buenaventura en 2017, las nuevas formas de usar los medios de comunicación, en particular de los que han sido denominados “redes sociales” tomaron un rol predominante: lo que sucedía en las calles se transmitía en directo a través de los celulares hacia amigos, contactos y demás. Uno de los mensajes más potentes fue grabado desde la cama de “El Teacher”, llegando a la intimidad de todos los que desde nuestro Facebook seguíamos lo que sucedía en Buenaventura. “Lo que nos merecemos” articuló, de manera sintética y valiente, los reclamos de una población que se unió para reclamar justicia. Y, al hacerlo rapeando, El Teacher se unió a todo el grupo de músicos y productores bonaverenses que rápidamente crearon canciones y videos para potenciar las luchas que tenían lugar en las calles.

 

Carlos Martiel

Bajamar, 2018

Este artista cubano, mediante el performance, ha desarrollado una larga serie de trabajos en las que somete su cuerpo a distintas experiencias que hacen explícitas situaciones de injusticia. Invitado por el proyecto de Carretera al mar, busca crear una acción pensando en la costa pacífica colombiana, un territorio que crónicamente ha sufrido de marginación y exclusión. Esta obra reflexiona sobre el impacto que tiene la industrialización del puerto de Buenaventura en la vida, las costumbres y los modos de subsistencia económica de una comunidad en resistencia.

 

Liliana Angulo

Tiempo del Pacífico, 2017 – 2018

En el momento del paro de Buenaventura, Liliana Angulo se encontraba en la ciudad investigando para realizar su proyecto “Tiempo del Pacífico”, que buscaba conectar las luchas de los líderes de las comunidades negras colombianas con los del Pacífico norte, en particular con las de los Panteras Negras en California. El puente se estableció a través de historias de los polizones, que con sus viajes conectaron lo que sucedía en uno y otro lugar. Fue exhibido en Los Ángeles, dentro de la serie de proyectos Pacific Standard Time, por invitación de Bill Kelly Jr. en la exposición: “Talking to Action: Art, Pedagogy, and Activism in the Americas”.

La situación del paro le dio un giro a su investigación, involucrándola en un momento crucial de la ciudad y de las luchas de la comunidad.

 

Liliana Angulo

Por la defensa del territorio de Buenaventura:

archivo y monumento Temístocles Machado, 2018

Angulo ha venido realizando, dentro del proyecto de Carretera al mar – El futuro de la memoria, un laboratorio con los habitantes del barrio Isla de la Paz de Buenaventura, elaborando la memoria del archivo, y de las luchas de Temístocles Machado, Don Temis, líder comunitario asesinado a comienzos de este año. Los participantes escucharán sus testimonios, conocerán su archivo, recorrerán las rutas del poblamiento y de la resistencia. El laboratorio y sus acciones buscan contribuir a disipar el miedo que los violentos trataron de inocular en la comunidad con el asesinato de Temístocles Machado. La idea es construir tácticas para neutralizar las estrategias de terror y hacer un homenaje a su labor.

 

Oscar Moreno

Radio Conversa / La Casa de la frontera con Temístocles Machado (1959-2018), 2017

A finales de 2017, en el marco del proyecto de El futuro de la memoria, llegó la casa de Radio Conversa a Isla de la Paz, Buenaventura. Una casa de madera que ha viajado a distintos lugares del país para crear un ambiente íntimo donde grabar conversaciones “sobre memoria y territorio, tejido social y cultura”. En ese caso, el programa reunió a líderes sociales y movilizadores de Buenaventura: Temístocles Machado y Carmen Elisa Chaves (líderes del Barrio Isla de la Paz), Yuli Angulo (Rostros urbanos), Rocío Segura (Bario La Inmaculada) y Liliana Angulo (artista plática).

El asesinato de Temístocles Machado a comienzos de este año conmocionó el barrio, la ciudad y todo el país, haciéndonos conscientes de la vulnerabilidad de quienes intentan defender el territorio. El audio grabado es un valioso testimonio de décadas de lucha, de trabajo comunitario y de cientos de recursos legales, donde podemos escuchar la gran dificultades que tuvo que enfrentar Machado para hacer respetar los derechos de los pobladores sobre las tierras que han habitado ancestralmente.

 

CaldodeCultivo

El Coliseo del Pueblo, 2018

“Frente a la experiencia totalitaria y totalizadora de la ciudad como consumo, proponemos pensar lo urbano como espacio necesariamente conflictivo y contradictorio, como terreno de lucha política y creación poética, como temporalidad

para la construcción de lo común, como lugar para la creatividad insurgente y la resistencia.”

El colectivo CaldodeCultivo (Unai Reglero, Gabriela Córdoba Vivas y Guillermo Camacho) fue invitado a Cali, dentro del marco del proyecto de Carretera al mar, para plantear una acción que pensara la compleja relación entre el occidente y el oriente de la ciudad a partir de la conversación con distintos líderes y grupos activos en el Distrito de Aguablanca. La imagen del Coliseo del Pueblo, construido para los Juegos Panamericanos de 1971, dio la pista para dar forma al proyecto: un ágora para plantear distintos modos de encuentro donde lideresas, colectivos, cantantes y pensadores, creando así un nuevo lo que invitan a considerar como un nuevo deporte, “las luchas sociales”, para el que este espacio funciona como arena de entrenamiento.

Eventos Relacionados

Más Exposiciones