El Museo La Tertulia trae parte de su acervo a la Casa Obeso Mejía como celebración de la construcción del puente peatonal que atraviesa el río para conectarlos. Al hacerlo, queremos resaltar el vínculo que tiene lugar entre el Museo y la Casa, y cómo este nos lleva a pensar tanto una institución como la otra y la potencia de reunirlas.
Resulta interesante constatar cómo cambian de sentido los espacios al pasar de su uso cotidiano al de un Museo: estas habitaciones, antes íntimas y privadas, ahora son visitadas por múltiples públicos, que no sólo van a recorrer las exposiciones sino a participar en talleres y laboratorios, encontrarse en grupos de conversación, divertirse y aprender. Por otro lado, las obras del Museo dejan de ser exhibidas en las salas clásicas tipo «cubo blanco» para mostrarse ahora en las habitaciones de una gran casa, permitiendo a los espectadores un tipo de relación más directa y cercana, remitiendo a la forma como disponemos nuestros espacios y les damos sentido a nuestras colecciones.
Es precisamente a través de la noción de «casa» que revisamos la Colección del Museo, buscando obras que elaboraran conceptos claves que organizan nuestra vida en común según los roles que asignamos a los espacios: lo público y lo privado, lo personal y lo social, lo cotidiano y lo extraordinario. Por otro lado, otras piezas elaboran y resignifican los objetos de la vida diaria y los elementos arquitectónicos como corredores, ventanas o portales; objetos que a través de la mirada artística nos hablan de esos temas a la vez tan cercanos y universales como la memoria y el amor.
En particular, nos interesa hacer visible esa relación entre el cuerpo y los espacios, notar cómo al habitar el espacio se convierte en una extensión de nuestros cuerpos, mostrando cómo se rompen los límites físicos que les solemos asignar. Y quisimos dar un lugar muy especial en la exposición a las representaciones de la pareja, un motivo fundamental en la historia del arte, que ha definido en gran medida lo que entendemos por hogar.
La Colección del Museo La Tertulia se ha ido configurando durante la larga historia de la institución que viene desde 1956 y tiene obras de artistas centrales del arte colombiano y de algunos de los principales representantes de las artes plásticas del continente americano del siglo XX. Constituye, junto con el conjunto arquitectónico que la exhibe y cuida, uno de los patrimonios más importantes de la región, que ahora incluye esta hermosa casa de comienzos de siglo XX, que brinda estos acogedores espacios para recibirla y compartirla con todos los visitantes.
Curaduría: Adriana Castellanos Olmedo, Pavel Andrés Vernaza Ortiz y Alejandro Martín.